Impugnaciones de honorarios y defensa del interés general

Se da por concluido el proceso judicial que había en marcha a raíz de la impugnación de honorarios presentados por un colegiado. Como en todas las ocasiones, el COIARM, fiel a su cometido público, elaboró un informe objetivo sobre los trabajos realizados, analizando con minuciosidad lo realizado por el ingeniero agrónomo. En dicho informe se concluía que los honorarios no se podían considerar excesivos por encontrarse dentro de la horquilla calculada. El informe fue suficiente para resolver el asunto, en esta ocasión de forma favorable al compañero.

Con este tipo de actuaciones, este colegio aprovecha para recordar que es una institución al servicio del interés general por ser garante de la actuación ética de sus profesionales. Ésto significa que, si en alguna ocasión el análisis arrojara como conclusión que los honorarios están fuera de los umbrales calculados y justificados, no se apartaría de tal conclusión, con independencia de la relación del técnico con este colegio.

En esta ocasión, nos alegra que el resultado haya sido favorable para los intereses del colegiado porque sus pretensiones resultaban más que ajustadas a los parámetros argumentados por este Colegio.

No dejaremos de reivindicar que somos la institución que vela por la deontología profesional, y por lo tanto la herramienta fundamental para garantizar la calidad y honestidad de los trabajos realizados por nuestros colegiados ante terceros.