Últimos Artículos de Actualidad

Sigue la actualidad del sector agroalimentario y de las actividades y eventos relacionados con el colegio

Real Decreto 1247/2008, Instrucción de hormigón estructural (EHE-08)

El Real Decreto 1247/2008, de 18 de julio, por el que se aprueba la “Instrucción de hormigón estructural (EHE-08)” tiene por objeto regular el proyecto, ejecución y control de las estructuras de hormigón, tanto en obras de edificación como de ingeniería civil, al objeto de conseguir la adecuada seguridad de las mismas, preservando la de las construcciones que en ella se sustentan y la de los usuarios que las utilizan.

Posición de los Colegios de Ingenieros ante la redacción final de las fichas de contenido de cada titulación tras la reunión del 18 de Enero de 2008 en el MEC

En la reunión de la Comisión celebrada el 11 de diciembre de 1007 en la Secretaría de Estado de Universidades, se tomó el acuerdo de que los Rectores elaboraran una propuesta para los títulos de Grado y Master para las profesiones reguladas con atribuciones de Ingeniería e Ingeniería Técnica actuales. Queremos recalcar que esta decisión se toma para desbloquear el proceso en que, una vez oídas todas las partes interesadas, se hacía evidente la necesidad de elaborar un documento que constituyera la base para la propuesta definitiva.

El grupo de Rectores de la Comisión se reunió independientemente de los Colegios y del Ministerio, buscando lo mejor para todos y para la enseñanza de la Ingeniería, por lo que entendemos que sus decisiones tienen una trascendencia especial en el proceso.

En consecuencia con lo anterior, en la reunión del día 18 de enero de 2008, la Ingeniería, a la vista de la documentación remitida por la DGU, presentó un documento que se adjunta como Anejo I, partiendo de la incuestionable validez de la propuesta presentada por los Rectores y de la filosofía que en ella se recoge.   En dicho documento se hace referencia a una serie de aspectos, muchos de ellos producto de la urgencia, que pedimos, entonces y ahora, que sean recogidos para respetar la homogeneidad entre las diferentes titulaciones propuestas.

En relación con el desarrollo de la reunión del día 18, queremos, finalmente, hacer constar que existen unos puntos que consideramos críticos para la calidad y el futuro de la Ingeniería, a los que a continuación nos referimos.

1º.  El R.D. 1393/2007 en su Art. 9.3.  señala que “la denominación del título será acorde con su contenido y, en su caso, con la normativa específica de aplicación, coherente con su disciplina y no conduzca a error sobre su nivel o efectos académicos ni a confusión sobre su contenido y, en su caso, efectos profesionales”.

En consecuencia:

a - Que la denominación del título sea acorde con su contenido supone que, tal y como están propuestas las fichas elaboradas por los Rectores para cada titulación, los Grados se deben corresponder con las especialidades actuales de la Ingeniería Técnica, respetando las actuales atribuciones concedidas por la normativa vigente.  Sin que ello impida que en el futuro haya nuevas titulaciones con nombre y contenidos que puedan llevar a una determinada profesión, siempre que cumplan unas determinadas condiciones, tal como expresó el Secretario de Estado.  

En esta línea, la propuesta de los Rectores recoge estos criterios insistiendo en que las titulaciones de grado se ajusten a la especialidad correspondiente de la Ingeniería Técnica.

De igual manera, el proyecto de R.D. por el que se incorpora al Ordenamiento Jurídico español la Directiva 2005/36/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, insiste en su Anexo VIII en el carácter de especialidad para las profesiones de la Ingeniería Técnica, lo que debe incorporarse a los futuros Grados.

 

b - Para evitar el confusionismo a que alude el citado Art. 9.3. del R.D arriba mencionado, las denominaciones de los títulos de Grado no deben incluir, ni en todo ni en parte, la de los Masters, como también se refleja en la propuesta presentada por los Rectores.  El nombre de cualquier Grado ha de reflejar, exclusivamente, como señala el R.D., las competencias y los conocimientos adquiridos tras cursar los 240 ECTs correspondientes, sin llamar a engaño sobre lo que realmente representa.     Lo mismo sucede con cualquier Master, cuyo nombre ha de estar vinculado a las competencias y conocimientos adquiridos.  La utilización del nombre del master como parte de la denominación de un Grado lleva inevitablemente al error y a la confusión entre uno y otro nivel, sobre sus efectos académicos, y, de forma especial, sobre sus efectos profesionales.

 

2º. Como hemos mantenido durante todo el proceso, para garantizar el nivel de formación exigible y la calidad de nuestra ingeniería, consideramos imprescindible y, por tanto, irrenunciable, que los Master de las ingenierías de las actuales profesiones reguladas sean de 120 ECTs.

En la reunión del pasado día 18 de enero de 2008, la Secretaría de Estado manifestó la imposibilidad de utilizar y validar en el Master conocimientos adquiridos en el Grado correspondiente. Hechas las consultas oportunas y comprobada la normativa vigente al respecto, los Colegios de Ingenieros no vemos impedimento alguno para que ello sea posible, y, por tanto, insisten en que es la mejor solución para resolver la situación.

En cualquier caso, no vemos aplicable la propuesta de redacción alternativa presentada por la Secretaria de Estado en la última reunión para los apartados 3 del CM y 5 de la OM, pues estamos tratando exclusivamente de profesiones reguladas con atribuciones, a las que, de acuerdo con la propuesta de los Rectores y la posición de los Colegios de Ingeniería, deben asignarse 120 ECTs a los Masters de todas ellas.

Obviamente, existirán otros Masters con duración menor a los 120 ECTs que no corresponderán a profesiones reguladas con atribuciones.

3º. Es fundamental, para finalizar correctamente todo el proceso, que el tratamiento que se de a todas las Ingenierías sea homogéneo.  Finalmente, creemos que es de capital importancia que la información que se genere a partir de ahora sea enviada, de forma completa, puntual y ágil a todos los Colegios de Ingenieros afectados.

 

Madrid, 23 de Enero de 2008.

 

 

ANEXO I                                                                        

Documento entregado al MEC en la reunión celebrada por el Grupo de Trabajo el 18 de Enero de 2007

Valorar muy positivamente el trabajo hecho por este grupo, y, por lo tanto, felicitar al MEC.

Y el que se encomendó a los Rectores, que han desarrollado estas dos semanas últimas.

Resaltar la filosofía general que ha presidido, por parte de los Rectores, la realización de los documentos que se nos han hecho llegar.

Por lo tanto, destacamos nuestro acuerdo con la  solución propuesta.

Lo que se ha propuesto por los Rectores:

 

1. Garantiza el nivel actual de nuestra ingeniería

2. Garantiza la existencia de grados en ingeniería de 240 ECTs con atribuciones plenas en su área de especialización a los que se acogerán las actuales ingenierías técnicas.

3. Se trata, además, de grados que coinciden con las especialidades de las actuales ramas de las ingenierías técnicas.

4. Y aparecen masters para los que se reservan los nombres de las ingenierías actuales, con atribuciones, que aseguran una formación más intensa a quien así lo decida al cabo de los cuatro años que supone un grado.

5. Es importante destacar que, a diferencia del sistema actual, el camino que sigue el estudiante es único, y es él quien al cabo de cursar los 240 créditos decide si continúa, o no, con acceso directo, sus estudios de master.

6. Finalmente es una propuesta que evita la confusión que se originaría con grados y masters con denominaciones iguales o parecidas, cosa que siempre nos ha parecido fundamental para que la sociedad y el ciudadano a la hora de elegir distinga lo que representa un título universitario de otro.

7. En definitiva, es una propuesta sensata, que a todos nos beneficia, y que debe suponer un motivo de satisfacción para el conjunto de la ingeniería.

8. Propuesta que, si somos coherentes con lo que aquí se decidió en la última reunión en el sentido de que fueran los Rectores los que hicieran el ejercicio de proponer el modelo a implementar la solución, debe continuar el camino hacia el Consejo de Ministros y hacia la posterior Orden Ministerial por titulaciones.

9. En esa línea de satisfacción por el planteamiento propuesto, hemos detectado errores, que no cambios de criterio, que ya hemos hablado y resuelto con las Escuelas, que queremos hacer llegar a los Rectores para su consideración y efectos.

La peticiones que hacemos en relación con la documentación presentada son las siguientes:

1. En la propuesta sobre la  futura denominación de los grados que habilitan para el ejercicio de la profesión de ingeniero de Minas, se incorpora uno con el nombre de ENERGIA, que responde a la especialidad actual de Recursos Energéticos, Combustibles y Explosivos, y que tendría esos conocimientos. Nos parece más adecuado que el nombre sea “Graduado en Recursos Energéticos, Combustibles y Explosivos” que lo que se propone, pues “Energía” supone un concepto más horizontal y general que no responde  la filosofía con que se propone éste. Se ha alcanzado ya un principio de acuerdo entre Escuelas y Colegios de Minas e Industriales para denominarle “Graduado en Recursos Energéticos”

2. En el caso de la ingeniería Aeronáutica, a diferencia de lo que ocurre en todas las demás ingenierías, las titulaciones de Grado propuestas inducen a error con la denominación de Master Ingeniero Aeronáutico propuesta.     Proponemos que, para seguir con la homogeneidad que representa la propuesta y con lo que explícitamente se recoge en el Real Decreto ya en vigor, los grados se denominen “Graduado o Graduada en Ingeniería de Aeronaves”, etc.,  reservando la denominación de Ingeniería Aeronáutica para el Master.

3. En el área de las ingenierías de Montes y Agronómica, aparece un Grado en Ingeniería Ambiental y del Paisaje que habilita conjuntamente tanto a la profesión de Ingeniero Técnico Agrícola en la especialidad de Hortofruticultura y Jardinería como al  Ingeniero Técnico Forestal en la especialidad de Explotaciones Forestales.  Ello supone una merma en la adquisición de competencias que dan lugar a las correspondientes atribuciones que resulta totalmente inusual.  Se trata, en cualquier caso, de una propuesta que se aparta de la filosofía general seguida en las demás profesiones.  Además, creemos que la denominación propuesta de “Ingeniería Ambiental” no resulta clarificadora hacia la sociedad, sino todo lo contrario, pues el medio ambiente es una cuestión claramente horizontal que afecta a todas las profesiones y que tendrá que contemplarse dentro de la formación y la problemática de cada una de ellas.

En la ficha de Grado de Ingeniería Forestal y del Medio Natural se hace constar que habilita PATRA la especialidad de Industrias Forestales, cuando en realidad, según su contenido, habilita para la especialidad de Explotaciones Forestales.

4. Todos los borradores de Órdenes Ministeriales para los diferentes títulos de Grado fijan 180 créditos ECTS (75% de 240), excepto el de la profesión de Ingeniero Técnico de Minas, que establece 165 créditos sin ninguna justificación. Por ello, nuestra propuesta es unificar a un total de 180 créditos ECTS, asignando  60 créditos a los contenidos de los distintos bloques de las materias específicas de cada especialidad.

5. En Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos, los nombres utilizados para los grados no se ajustan a las actuales especialidades en la Ingeniería Técnica actual correspondiente, cosa que, en aras a la homogeneidad existente, no entendemos, y proponemos que los títulos de Grado en esta área de conocimiento sean:  “Graduado en Ingeniería Hidráulica”, “Graduado en Construcciones Civiles” y “ Graduado en Transportes, Puertos y Urbanismo”. Por ello, deben contemplarse las tres opciones, cada una con sus cometidos diferenciados como en el resto de las titulaciones.

6. Finalmente, destacar que en el Master en Ingeniería de Telecomunicación se proponen dos nombres diferentes, cosa que no sucede en otras titulaciones, y que nos parece lleva a confusión.  Proponemos, en coincidencia con las Escuelas de Telecomunicación actuales, que haya una sola denominación y que esta se la de "Master en Ingeniería de Telecomunicación".

 

 

Queremos destacar, en cualquier caso, que el conjunto de las propuestas, y la filosofía que soporta las mismas, que han elaborado los Rectores nos parecen adecuadas y sin duda alguna facilitarán un desarrollo armónico de nuestra ingeniería y el mantenimiento del nivel de excelencia a que estamos acostumbrados en el conjunto.  Pedimos, en consecuencia, que solventados estas imprecisiones y errores, se proceda a cerrar, con ese planteamiento, el proceso en el que llevamos inmersos desde hace algún tiempo para adecuar nuestra ingeniería al Espacio Europeo de Educación Superior.