El decano del COIARM analiza, junto a otros especialistas, las altas puntuaciones que han conseguido diferentes vinos murcianos en la Guía Parker

presencia sociedads

Aún resuenan los ecos de las últimas puntuaciones de la Guía Parker para los vinos murcianos, conocidas al principio de este caluroso verano. Varios de los vinos de tres DO murcianas –Yecla, Bullas y Jumilla– han recibido más de 95 puntos de los exigentes catadores de Parker. Incluso uno de ellos, el Pie Franco 2020 de bodegas Casa Castillo, obtuvo los 100 puntos, el cum laude de los vinos.

 

Pasado el subidón, es momento de hacer un análisis en perspectiva para identificar las razones del éxito y para reforzar y mejorar la línea de trabajo marcada. Es lo que ha hecho el periódico La Opinión: ha consultado a diferentes profesionales que trabajan alrededor del vino en nuestra comunidad para dimensionar este éxito y hablar de futuro. 

Uno de los profesionales consultados ha sido nuestro decano, Andrés Martínez Bastida. Os dejamos dos fragmentos de este trabajado reportaje en los que Martínez Bastida subraya el valor de la ingeniería agronómica en la producción vitivinícola:

 "Las zonas vitivinícolas de la Región de Murcia son ahora mismo y sin ninguna duda el centro de atención y eso generará innumerables opciones de negocio que repercutirán en la fijación de la población y, a su vez, de nuestro paisaje. Desde nuevos proyectos bodegueros a nuevas actividades que rentabilicen las externalidades del sector. Las administraciones deberían estar preparadas para que todas estas inversiones que están en consonancia con la esencia de este territorio se afiancen cuanto antes y, como en todas las ocasiones, el COIARM está en disposición de colaborar para facilitar la obtención de las correspondientes licencias y autorizaciones". 

"Antes no teníamos problemas de producción, pero sí de elaboración. Ahora es al revés, se están haciendo mejores vinos que nunca y la apuesta por los vinos de calidad posiciona al sector vitivinícola regional que busca la excelencia en sus caldos, pero que a la vez necesita de otros vinos para para poder mantener la actividad. Nuestra batalla, como ingenieros agrónomos, pasa por apostar por una mejora continua del sistema productivo: mejorar el manejo del cultivo y las infraestructuras de las propias bodegas, porque la tecnología, el terruño y la calidad no están, en absoluto, reñidas, sino todo lo contrario. Con la incorporación de tecnología seremos capaces de hacerlo mejor".

 

Puedes leer el reportaje íntegro en: laopiniondemurcia.es

 

 

 

 

CookiesAccept

Utilizamos cookies para facilitar su navegación en la página web, conocer cómo interactúas con nosotros y, en determinados casos, poder mostrarte publicidad en función de tus hábitos de navegación. Por favor, lee nuestra Política de Cookies para conocer con mayor detalle las cookies que usamos, su finalidad y otra información de interés. Más Información

Acepto